Atrapados por las redes. Un nuevo estudio afirma que miles de pingüinos mueren cada año en redes de pesca.

Investigadores de Argentina y del resto del mundo publicaron un artículo en la revista científica Endangered Species Research.

La familia de los pingüinos es una de las más carismáticas del planeta, en nuestro país son una de las especies más visitadas y admiradas por los turistas y amantes de naturaleza. A las pingüineras de Punta Tombo y Puerto Deseado, entre otras, llegan miles de personas al año para disfrutar de estas simpáticas aves.
Sin embargo los pingüinos son también una de las familias de aves más amenazadas del planeta. 10 de las 18 especies de pingüinos que existen se encuentran en algún grado de amenaza de extinción y son junto con los albatros las familias de aves marinas más amenazadas y ambas comparten un mismo problema: la captura incidental.

La captura incidental en redes y artes de pesca es una amenaza para un gran cantidad de especies que, además de las aves, incluye a delfines y tortugas marinas, entre otras.
El estudio, entre cuyos autores se encuentran miembros del programa Marino de Aves Argentinas, afirma que las redes agalleras (redes de nylon usadas para pescar peces por las agallas) y las redes de arrastre -muy utilizadas en todo el mundo- son las que más afectan a los pingüinos. El pingüino de magallanes o pingüino patagónico, la especie más abundante de nuestro país es también una de las más afectadas por este problema.

“Este estudio provee un claro enfoque para reducir el impacto de la captura incidental sobre pingüinos, a lo largo de las costas del Atlántico y Pacífico de Sudamérica, y tal vez, más urgentemente, en Nueva Zelanda para el endémico pingüino de ojos amarillos”, dijo Rory Crawford, director del Programa de Redes Agalleras de BirdLife International, y coordinador de esta revisión. “Este ha sido el mayor esfuerzo de colaboración de la comunidad de investigadores de pingüinos, pero el trabajo duro comienza ahora. Se necesita estar directamente involucrado con la industria pesquera y las autoridades encargadas del manejo para abordar este problema”.
“En los últimos 20 años, el pingüino de ojos amarillos ha disminuido su población en un 76% en poblaciones previamente robustas. Prevenir su mortalidad en las pesquerías agalleras costeras de Nueva Zelanda es una prioridad para salvarlos”, agregó Ursula Ellenberg, la investigadora de pingüinos de Nueva Zelanda que inició esta revisión global.

El impacto de la captura incidental de pingüinos a lo largo de Sudamérica requerirá colaboración a través de fronteras internacionales. “Los pingüinos de Magallanes están siendo capturados a lo largo de su ruta migratoria; desde pesquerías de arrastre cerca de sus áreas de reproducción en Argentina, hasta redes agalleras el sur de Brasil en el período no-reproductivo,”dijo Esteban Frere, Coordinador para Sudamérica del Programa Marino de BirdLife International, quien fue uno de los primeros en investigar la captura incidental de estas especies 20 años atrás. “Se necesitan estudios adicionales a bordo de los buques para evaluar la gravedad del problema e identificar soluciones”.

El trabajo, publicado hace pocos días, recomenda acciones para disminuir la muerte de pingüinos: alguna de ella es incluir o aumentar la presencia de observadores a bordo y el monitoreo con cámaras de video, además de la investigación de nuevas medidas de mitigación y de visibilización de las redes por parte de los pingüinos.
En ese sentido, es fundamental el trabajo a bordo y conjunto con las pesquerías y pescadores como realiza el programa Albatross Task Force de BirdLife International del que Aves Argentinas es parte. Allí los instructores de las organizaciones trabajan directamente en los buques pesqueros para implementar medidas simples para reducir la captura incidental de albatros y petreles. En nuestro país, algunas de esas medidas serán obligatorias en los barcos a partir de 2018.

Los pingüinos son parte del patrimonio natural y cultural de muchos países del hemisferio sur, por lo tanto su conservación preocupa a investigadores de todo el planeta y para eso se necesita de la acción conjunta de los organismos, los Estados, los pescadores y, por supuesto, la sociedad toda.

Link al artículo original (en inglés)

Tipo de noticia: 

Noticia general