Un nueva campaña para salvar al tordo amarillo

La pérdida de pastizales es una amenaza a la biodiversidad e, especialmente a ciertas especies de aves como el yetapá de collar, la loica pampeana, la monjita dominica y algunos capuchinos, donde las quemas intencionales, el pisoteo del ganado, el monocultivo y los agroquímicos se convierten en amenazas directas. Sin embargo, cuando una población silvestre presenta un númerotan bajo de individuos se suma otra amenaza: la probabilidadde una reproducción exitosa en cada temporada se reducedramáticamente.En el caso del tordo amarillo, el éxito delas pequeñas colonias de reproducción se ve fuertementeafectado por el parasitismo de cría del tordo renegrido,depredadores naturales e inundaciones.

Después de una existosa campaña en 2015, Aves Argentinas, El Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL-CONICET), Aves Gualeguaychú, La Reserva El Potrero y El COA Tingazú, las administraciones de Recursos Naturales de Entre Rios y Corrientes y Parques y Reservas en corrientes crearon una alianza para proteger al Tordo Amarillo.
Cada primavera recorremos El sur de Entre Ríos y el Este de Corrientes en busca de colonias reproductivas para poder protegerlas de sus amenazas. Para ello se deben localizar. La protección de estos sitios se realiza con el trabajo de“Guardianes de Colonia”, adaptando para los calurosospastizales mesopotámicos la misma lógica de “manejointensivo” utilizada por el Proyecto Macá Tobiano en las fríasmesetas santacruceñas.

Cada temporada comienza con gran incertidumbre y ansiedad tanto por dónde es que los tordos se van a asentar esta vez como también por los recursos para poder protegerlos. Cada año los campos, las banquinas y los pastizales mutan a lo largo del año haciendo las búsquedas una tarea desafiante. Sin embargo, luego de muchos kilómetros recorridos, perseverancia y una buena red de personas conectadas las colonias son halladas y con ellas sus nidos. La búsqueda en rutas, caminos rurales y vecinales puede implicar hasta más de 15000 km recorridos en ambas provincias.

Nuestro mayor capital en esta etapa son los vecinos, dueños de estancias, peones, fuerzas de seguridad y observadores de aves que están expectantes a la aparición de al menos un individuo cerca. En este sentido, los miembros de la Alianza del Pastizal han demostrado ser un aliado importante.
Una vez que las colonias son halladas, el Guardián de Colonia monitorean los nidos y sus pichones, los protegen de depredadores y aves parasitas y también de cazadores ilegales. Protegemos cada nido con dispositivos específicos para cada momento del ciclo y estudiamos el comportamiento de los padres durante todo el proceso. El estudio del desarrollo de los huevos y pichones se realiza a través de cámaras trampa y de video con extrema rigurosidad y cuidado. Las cámaras también nos permiten entender la adaptación de los padres a las protecciones, su cuidado hacia los pichones y la presencia de depredadores en el área.
Identificamos un total de 15 colonias en las últimas dos temporadas y mediante la colocación de protecciones físicas en los nidos en 2016 llegamos el 70% denidos que protegimos lograron producir volantones. Es decir, los nidosque pueden ser manejados de esta forma tienen unaprobabilidad hasta 7 veces mayor de producir volantonesque los nidos que no son protegidos.
Este proyecto aún se encuentra en sus comienzos, por eso es fundamental evaluar cada resultado y paso que damos. Sin embargo, con ayuda, los pocos que logran reproducirse podrían generar tantos pichones como lo haría una población mucho más grande, o con muchas colonias más. Y tantos pichones como hace más de 10 ó 15 años, cuando comenzó la desaparición de la mayoría de las colonias de los bañados correntinos y las cañadas entrerrianas.

El proyecto es posible gracias al esfuerzo de muchas personas e instituciones que año a año juntan fuerzas y trabajan en equipo para poder proteger este ave. Este año, los voluntarios y observadores de aves locales fueron premiados con la mención de “Nature’sHeros” por BirdLife International reconociendo su gran labor y esfuerzo.
La campaña 2017 está a punto de comenzar, las expectativas e incertidumbres son más altas que nunca frente a la posibilidad de encontrar individuos anillados de años anteriores o nuevas colonias. Necesitamos expandir la red y mejorar las técnicas aplicadas. Para continuar el trabajo e incrementar nuestra capacidad necesitamos de tu ayuda. Podes hacerlo donando directamente al Proyecto Tordo Amarillo en este enlace o haciéndote socio de Aves Argentinas.
Si querés saber más sobre cómo trabajamos para salvar al tordo amarillo podés leer nuestro informe de la campaña 2016.