Prensa

Para notas de prensa, información, pedido de utilización del logo o fotografías, comunicarse al 4943-7316 (int. 103), prensa@avesargentinas.org.ar

El tráfico ilegal de especies salvajes es el cuarto comercio ilegal en el mundo con un volumen de negocio de 20 billones de euros anuales y abarca reptiles, mamíferos, toda clase de aves, grandes simios, pesca y madera. Su relación con la pandemia que vivimos es directa. La ONG Aves Argentina lanzó una campaña contra este delito en nuestro país.

Nota publicada en: Conexion Animal 

 

Se sabe que los animales silvestres al ser extraídos de la naturaleza pueden enfermarse y contagiar a las personas. Y en vista de la actual crisis sanitaria, Aves Argentinas lanzó una campaña contra el tráfico ilegal de fauna silvestre a fin de crear conciencia sobre la importancia de respetar la fauna en su ambiente natural.

Nota publicada en: Infocampo

En el contexto de cuarentena, como medida preventiva ante el avance del coronavirus, el equipo del Programa Marino de Aves Argentinas, continúa trabajando desde casa pese a las complejas circunstancias, con el fin de mejorar la situación que el mundo atraviesa, a fin de mejorar el estado de conservación de las aves amenazadas y evitar que se incremente el número de especies en peligro en nuestro país.

Nota publicada en: Telefe Mar del Plata

La situación a la que nos ha llevado la pandemia nos muestra una oportunidad para volver a conectarnos con la naturaleza e implica conocerla mejor. Los tiempos de la naturaleza son a largo plazo y decir que “la naturaleza resurge” porque aparece un animal en la vía pública o bien que los animales vuelven a las calles es un concepto osado. Para hablar de verdaderos cambios es necesario pensar en cambios a mediano o largo plazo.

Nuestra ausencia en las calles, sobre todo en las ciudades que tienen contacto con sectores más agrestes, zonas cercanas a reservas naturales, genera que algunos animales sientan mayor confianza y avancen sobre lugares donde antes, por el tránsito, el ruido o a presencia de perros, no hubieran avanzado. Esa combinación de mayor silencio y menor disturbio, sumada a que estamos más atentos y pendientes a lo que pasa afuera por estar más tiempo en casa, genera la falsa sensación de que la fauna vuelve a las ciudades.

Por Rodrigo Fariña es Director del Departamento de Conservación de Aves Argentinas

Columa de Opinión publicada en: Bioguia

Existe un gran número de normas de distinta jerarquía que velan por la protección de la fauna. Sin embargo, este flagelo sigue afectando la biodiversidad debido a la falta de conocimiento y a que dicha problemática no es tomada como política de estado.

Nota publicada en: Noticias Ambientales

Noticias relacionadas

La organización ambiental más antigua de Latinoamérica cumplió un siglo de vida